google2fe1c6f792688070.html

Siempre  me indentifiqué más con la energía masculina que con la femenina. Era bajita y delgada, pero mis músculos y mi  personalidad fuertes y robustos, de pocas emociones. Incluso siempre he confesado que mi primer embarazo fue una decisión, desde la mente. Eso sí, entonces, se abrió una puerta a mi maternidad y tras ella, una a mi feminidad. La Caja de Pandora se había destapado….

A partir de ese momento, no he cesado de descubrir, conocer, estudiar, indagar, manejar y disfrutar de mi capacidad femenina, una energía, una sabiduría y un conocimiento que está dentro de todas nosotras pero que muchas no conocemos.Ya he comentado otras veces que hasta entonces había vivido  de una forma muy masculina, como se suele hacer en esta sociedad, pero desde que comencé a permitirme ser mi yo completo, he descubierto una capacidad y un poder mucho más potente del que sentía antes. Y ya se sabe, un gran poder conlleva una gran responsabilidad, que, como aprendiz que me considero, a veces una tiene la habilidad de manejar y te sientes increíblemente grande y satisfecha y otras nos supera y abruma.

Durante los últimos años,  no sólo he apreciado este cambio evolutivo en mí, si no en todo mi alrededor. Creo que este es un tema que se puede abarcar desde muchíiiiisimos lugares y con muchíiiisimos colores. Yo misma, había pensado escribir sobre mi malestar sobre algunos aspectos, ciertas quejas e incluso reivindicaciones, pero después se me ha pasado y mi interior me ha llevado por aquí, creo que ya hay bastante queja y viene bien aportar un poco de bonito.

Hace unas pocas semanas, una gran AMIGA, una gran PERSONA, una gran  MUJER, una gran COMPAÑERA y una gran MAESTRA, me pasó un audio de un cuento, un cuento precioso que me gustaría compartir porque veo que cada vez hay mayor conciencia. Creo que en la historia reciente la mujer ha vivido en un lugar que no es el que le corresponde por naturaleza y que hay un despertar colectivo lento pero seguro. Creo que las nuevas generaciones darán consistencia.

Os dejo el cuento las Mujeres Árbol. Espero que os guste y os llegue tanto como a mí.
 

Y os dejo también el enlace a la página de Claudia Tremblay, una artista que conocí hace algunos años y que me fascina.

Espero que os guste y que disfrutéis de vuestro día.