google2fe1c6f792688070.html

Hace bastantes años… unos diez… comencé a leer sobre crianza consciente y respetuosa, juego libre, autoregulación……. Seguro que, si estás leyendo esto, conoces de lo que te hablo…




Siempre he comentado que no soy una persona fácil de convencer. En principio leo o escucho cualquier opinión y luego le doy vueltas a la cabeza durante unos días y saco mi propia opinión, jeje… En ocasiones le digo a mi compañero que odio limpiar, porque en esos momentos en que me pongo a barrer o tender la ropa, es como una meditación para mí (sí, ya ves, curioso, ¿verdad?). Al ser una actividad que no necesita mi mente (como cuando estoy atendiendo, jugando o respondiendo a alguien), mi cuerpo entra en automático y permite que mi cerebro se dé un viaje…. y comienzo a pensar en todas esas cosas que he leído, escuchado, me han dicho o preguntado. De esos momentos salen todas mis «teorías». Una de esas teorías consiste en el juego libre.

Como os decía, estaba de acuerdo con todo lo que me llegaba sobre el juego libre, pero mi gran click se hizo cuando empecé a sentarme a observar a mis hijos jugar. Podían estar durante horas entretenidos en cualquier empresa. Me fascinan esas situaciones porque veo que de ahí sale todo, sale nuestra persona, nuestra personalidad.

Así que lo que me propongo compartir contigo es el resultado de esa experiencia, fuera de libros, teorías y profesionales, desde madre a madre, desde experiencia a experiencia.



A partir de mis horas de “observadora profesional” me di cuenta de que una persona, un adulto, tú o yo, podemos ser mañana lo que queramos ser. Mañana yo puedo optar por redactar mi currículum y presentarme en las multinacionales más agresivas para buscar mi oportunidad y trabajar durante 10 horas diarias poniendo toda mi energía en ello o puedo buscar una ONG y volcarme en su causa. Observando las horas de juego libre de mis hijos, me di cuenta de que (aunque muchos adultos hemos grabado en nuestra mente que no elegimos, que somos víctimas, eslabones de una cadena o piezas de un engranaje, que estamos donde estamos porque un día alguien nos llevó por ahí o porque tomamos una elección que hoy no nos convence), los adultos seguimos jugando. Todas las personas jugamos durante toda nuestra vida. Todos desarrollamos un papel que elegimos o aceptamos, un rol. Unos optan por un rol sumiso y otros prefieren algo de riesgo o creatividad, como los empresarios.

Podéis hacer el ejercicio de recordar a compañeros de clase de hace algunos años, recordar a qué jugaban entonces y ver a qué se dedican hoy en día o cómo son sus relaciones. Recordaréis al que siempre estaba jugando al fútbol, al sensible, al que jugaba al ajedrez, al que le flipaban los LEGO, a la líder de las chicas, a la chismosa, la perfeccionista, a la que le encantaban los animales o la naturaleza….. Alguno de ellos puede que haya incluso estudiado algo que no tiene nada que ver con su trabajo dehoy en día….

En un entorno de juego libre en tiempo y amplias opciones, cada niño puede experimentar diferentes campos, puede dedicar tiempo a aquello con lo que más disfruta, porque nadie juega a algo que no le gusta, el juego implica disfrutar. Y si disfrutamos el mayor tiempo posible, si dedicamos el máximo tiempo a una actividad que nos gusta nos sentiremos felices y cada vez seremos más buenos en esa actividad con lo que nuestro bienestar crecerá en un círculo constante (Seguro que conoces a alguien que disfruta tabajando dedicado a su hobby o a alguien amargado porque detesta su empleo pero piensa que no tiene otra opción). Esto nos brinda la oportunidad de conocernos y conocer cómo nos gusta pasar nuestro tiempo, es decir, VIVIR. También nos empodera y entrena a tomar nuestras propias decisiones y a asumir nuestras equivocaciones (que no fracasos).  





Seguro que no os resulta extraño que un adolescente o joven no sepa qué le gusta, qué quiere estudiar o a qué se quiere dedicar. Incluso algunos adultos se encuentran en esta situación.¿Encontraste tú tu pasión desde el principio? Yo no… ¿Te sentías seguro y capaz cuando tuviste que tomar tus primeras decisiones en tu juventud?  No es un fallo nuestro, se debe a que no tenemos suficiente entrenamiento y acompañamiento en ello. Normalmente no podemos jugar y experimentar durante el tiempo suficiente y cuando nos equivocamos, solemos tener a alguien que nos echa la bronca o nos juzga por haber “fallado”. Desde pequeños, comenzamos a tener demasiadas tareas que “hay que hacer” y “hacer bien” que se anteponen al tiempo de juego (como los deberes) y grabamos en nuestro interior que el “deber” es lo primero, aunque no nos guste.
En el “juego de niños” no existen los fallos. Todas las opciones son válidas porque hay cabida para la fantasía. El “juego de adultos” no debería ser diferente, porque la fantasía podría pasar a llamarse “creatividad” y el fracaso “experiencia”. En ese caso, nunca se pierde…. O, ¿no es así el “juego” de los empresarios adultos?
En mis horas de experiencia como “observadora de juego libre” he podido ver muchas situaciones que tienen su traducción en el mundo adulto y que, por lo tanto, considero un entrenamiento, como:
  • Discusiones Diferencias con jefes, clientes o compañeros
  • Organización de roles Jerarquía en el trabajo, familia, amigos….
  • Propuestas de juego Propuestas laborales o personales
  • Búsqueda de soluciones Búsqueda de soluciones
  • Pasión, implicación Pasión, implicación
  • Selección de amigos Selección de amigos
  • Rechazo del juego Selección de oferta laboral o pareja….




Por todo esto y mucho más, pienso que es tan importante que nuestros niñ@s jueguen el mayor tiempo posible y en entornos con la mayor libertad y oferta disponible, porque así tendrán la oportunidad de encontrar su hueco, qué les apasiona, en qué rol se sienten más cómodos, cómo y con quién les gusta jugar más al “juego de la vida”. Que puedan grabar en su ser que tienen la capacidad y la posibilidad de elegir quienes quieren y pueden ser y que tengan claro que se puede vivir jugando, o sea, disfrutando.

Espero que este fin de semana aprovechéis para jugar y jugar y continuar el lunes. ;D

xxxxx